17.9.16

En el Río de La Plata - la Balandra -



Arrancamos lo antes posible de un día domingo,  metimos todos los bártulos en las canastas y a rodar 30 klm hacia la rivera platense. Por suerte la costa del Río de La Plata queda cerquita para poder aprovechar un lindo día de picnik.




 Fuimos perdiendo de vista la ciudad. De apoco los juncos comenzaron a enmarcaban  el camino, el paisaje fue cambiando y así la rivera si hizo visible. Que placer escuchar el sonido del río, el viento y los pajaritos.  Por suerte después de 6 meses de frío y lluvias interminables pudimos percibir a la Primavera que de a poco viene arribando. 




El Río de la Plata es uno  de los mas anchos del mundo es por eso que nos ilusiona al extenderse hasta el horizonte, así al mirar a lo lejos inevitablemente parece Mar. Un dulce mar donde solo los pescadores disfrutan de su aguas tranquilas. Los demás lo disfrutamos del río desde un lugar un poquito mas lejos, no nos podemos bañar, de este lado tiene sus aguas muy sucias, ya hace años que nadie se preocupa del gran deterioro que tiene.
 La melancolía de este rió se remonta a los hermosos fines de semana que vivían nuestros abuelos de niños, los balnearios estallaban de personas. 
Es tan bello nuestro río que nos encantaría poder bañarlo en las termas donde trabajaba Chihiro.

Sigamos en nuestro Picnik ...

a unos metros de la costa, ideal!  un árbol caído, es acá donde  armamos nuestro rico almuerzo.




 Después de comer como unos chanchos y haber echo un ratito de sobre mesa. Nos fuimos con los chicos a explorar los lindes costeros.  Encontramos cosas maravillosas, la naturaleza  sus siclos y misterios siempre nos asombran!!




con las ultimas brasas calentitas hicimos unos mates de despedida. Que lindo domingo! no siempre uno puede decir lo mismo.



music... nos vemos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...